domingo, 3 de octubre de 2010

El Otro…

Un sujeto encuentra a un viejo amigo, que vive tratando de acertar en la vida, sin resultado. "Voy a tener que darle un poco de dinero", piensa. Sucede que, esa noche, descubre que su amigo es rico, y que ha venido a pagar todas las deudas que ha contraído en el correr de los años.

Van hasta un bar que solían frecuentar juntos, y él paga la bebida de todos. Cuando le preguntan la razón de tanto éxito, él responde que hasta unos días antes había estado viviendo el Otro.

- Qué es el Otro?- preguntan

- El Otro es aquel que me enseñaron a ser, pero que no soy yo. El Otro cree que la obligación del hombre es pasar la vida entera pensando en cómo reunir dinero para no mirir de hambre al llegar a viejo. Tanto piensa, y tanto planifica, que sólo descubre que está vivo cuando sus días en la tierra están a punto de terminar. Pero entonces ya es demasiado tarde.

- Y tú, quién eres?

- Yo soy lo que es cualquiera de nosotros, si escucha su corazón. Una persona que se deslumbra ante el misterio de la vida, que está abierta a los milagros, que siente alegría y entusiasmo por lo que hace. Sólo que el Otro, temiendo desilusionarse, no me dejaba actuar.

- Pero existe el sufrimiento- dicen las personas del bar.

- Existen derrotas. Pero nadie está a salvo de ellas. Por eso, es mejor perder algunos combates en la lucha por nuestros sueños que ser derrotados sin siquiera saber por qué se está luchando.

- Sólo eso?- preguntan las personas del bar.

- Si. Cuando descubrí eso, decidí ser lo que realmente siempre deseé. El Otro se quedó allí, en mi habitación, mirándome, pero no lo dejé entrar nunca más, aunque algunas veces intentó asustarme, alertándome de los riesgos de no pensar en el futuro. Desde el momento en que expulsé al Otro de mi vida, la energía Divina obró sus milagros.

Mucho tiempo pasamos mirándonos a nosotros mismos: los miedos, la inseguridad, la voluntad de no descubrir todo lo que es maravilloso. porque mañana puede acabarse y vamos a sufrir.

Algunas veces Dios juega a los dados y no pregunta si queremos participar en el juego. No quiere saber si hemos dejado a una mujer, una casa, un trabajo, una carrera, un sueño (díganmelo a mí). Dios no se fija en el hecho de que tienes una vida en la que cada cosa está en su sitio, y cada deseo puede ser alcanzado con trabajo y perseverencia. Dios no tiene en cuenta nuestros planes y nuestras esperanzas; en algún lugar del universo Él juega a los dados y por "accidente" resultas escogido. A partir de ese momento, ganar o perder es sólo cuestión de oportunidad. Todo por llevar a cabo el plan que Él diseñó perfectamente para tí.

Créditos: "A Orillas del Río Piedra" - Paulo Coelho

Esperando ser instrumento de ayuda para Ti.

Con Amor,

Por Juacko

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola hermano, la paz,

¿me imagino que pedirías permiso a todos los autores de estos textos para publicar "en abierto" sus post de redcamino. Hubiera estado bien que ademas hicieras mención a donde encontraste los artículos: redcamino.com.
Es lo más habitual y justo.

Un saludo
DomingoP

Jorge Quinto Lora Cogollo dijo...

Ciertamente se me olvido Domingo pido mil disculpas por ello, y bueno soy muy nuevo en esto de ser bloggero jajaja...

De nuevo mil excusas.
Paz y Bien.